Como evitar los errores más comunes al hacer ejercicio


Como en la mayoría de actividades, en los entrenamientos también es común cometer errores. Independientemente del nivel o del perfil, los errores en el fitness se cometen de manera mucho más habitual de lo que creemos, por eso, es necesario ser conscientes de los mismos para poder corregirlos y mejorar tu entrenamiento y tus resultados.

A continuación, compartimos contigo una lista de premisas que te ayudarán a evitar los errores más comunes:

Si no te gusta, no merece la pena

A pesar de la extendida idea de que estar en foma o conseguir buenos resultados es la consecuencia a un duro sacrificio, lo cierto es que si la actividad que realizas no te produce una sensación agradable o no te hace disfrutar, no va a ser un entrenamiento sostenible y por lo tanto no va a reportarte grandes resultados. Hacer ejercicio tiene que proporcionarte alegría y tienes que disfrutar de tus entrenamientos para que realmente sean efectivos. Por eso, busca una actividad que realmente te guste e intenta mantenerla como hábito de vida.

Los excesos no son buenos

Que el ejercicio es bueno para la salud es un hecho, pero que cuanto más ejercicio hagamos, más beneficios tendremos es una concepción erronea. Tanto por el riesgo de lesiones como por los peligros de someterse a un ejercicio excesivo, lo ideal es realizar un entrenamiento sostenible y adaptado a tus circunstancias. De nada sirve hacer un exceso de ejercicio un día y no volver a hacer nada en dos semanas. El buen entrenamiento debe ser algo cotidiano y regulado.

Si estoy lesionado, debo descansar

Uno de los errores más comunes es intentar forzar el proceso de mejora de una lesión. Por mucho que moleste haberse lesionado, hay que respetar totalmente los tiempos de curación. De lo contrario, la lesión puede tardar más en curarse o incluso cronificarse, por lo que la única manera de hacerle frente es respetar sus tiempos e ir retomando la actividad de manera paulatina.

El calentamiento es importante

Hace años lo más habitual era realizar el precalentamiento con ejercicios de estiramiento estático. Sin embargo, hoy en día se ha demostrado que estos ejercicios realmente no  mejoran el rendimiento muscular ni reducen significativamente las lesiones. En cambio, el estiramiento dinámico si lo hace y de hecho, además de ser beneficioso para entrar en calor, produce mayor rendimiento en comparación con los protocolos de estiramiento estático.

Fuerza y Cardio no son contrarios

Cada vez son más las personas que están descubriendo los beneficios del entrenamiento de intervalos de alta intensidad. Estos ejercicios favorecen la construcción de músculo y la pérdida de grasa y para ello, no es necesario separar el entrenamiento cardiovascular del de fuerza. Es muy común, en determinados foros, pensar que el entrenamiento de fuerza y cardio deben ser dos entrenamientos diferentes, pero no debemos olvidar que lo óptimo es que uno sea complementario del otro.

Entrenar tu ego ademas de tus músculos

Realizar ejercicio más allá de nuestras posibilidades no sólo no es bueno si no que puede resultar contraproducente. Es muy común entre quienes realizan ejercicios de fuerza cargar más peso de lo que su cuerpo necesita, creyendo que los resultados mejorarán. Más allá de que esto puede tener consecuencias serias para la salud como hipertrofia muscular, lo importante es hacer un entrenamiento coherente con nuestra situación física. No te preocupes por lo que piensen los demás, realiza ejercicios con una cantidad de peso que te permita usar una postura adecuada y moverte en una dirección amplia de movimientos. Te sentirás bien consiguiendo objetivos conscientes.

comments ( 0 )

*Leave a reply*