CONSTRUYE MÚSCULO, PERO PRIMERO, NIVELA TU GRASA


Uno de los objetivos más comunes en el entorno del fitness es ganar músculo al mismo tiempo que perdemos grasa. Pero la mayoría sabemos que no es tarea nada fácil, incluso empezamos a cuestionarnos si es buen enfoque plantear el entrenamiento con este objetivo múltiple.

Por eso hoy queremos incidir en este análisis, ya que si eres de los que persiguen este fin, quizá sea recomendable evaluar la forma más eficaz de abordarlo antes de cometer algún error de planteamiento.  

seleccic3b3n_497

Lo primero de todo es analizar la importancia de obtener unos buenos niveles de grasa antes de empezar a construir músculo, si nos sobran algunos kilos, tenemos que centrarnos en la pérdida de grasa antes de intentar ganar volumen. Las razones principales son las siguientes:

– Aumentar volumen no es tarea fácil, pero aumentar volumen sin ganar grasa es una misión muy complicada. A la hora de aumentar la masa muscular, el cuerpo tiene que entrar en un estado anabólico, alimentado por una gran cantidad de calorías, proteínas y carbohidratos, por lo que es muy habitual que al ganar músculo, también aumentes un poco tus niveles de grasa.

Por ejemplo, si en estos momentos tienes una grasa corporal de 12% y tu objetivo es ganar masa muscular, lo más probable es que tu porcentaje de grasa aumente. Estar por encima de ciertos niveles de grasa no es recomendable para la salud, por lo que lo más saludable sería eliminar el exceso de grasa antes de nada. Además, al eliminar la grasa innecesaria, la mayoría de cuerpos se definen y quedan mucho más cerca del objetivo sin haber empezado ni a entrenar. Una vez en nuestras condiciones óptimas de grasa, podemos afrontar el plan de musculación con mucha mayor eficacia.    

Cuando tenemos un exceso de grasa corporal, ésta esconde nuestros músculos y por lo tanto no se ven definidos. Podemos ver un ejemplo, el músculo del hombro es redondo pero si tenemos más grasa corporal de la recomendada, tus hombros parecerán planos y sin volumen. Por lo tanto, con la misma masa muscular, cuanto menos grasa corporal tengamos, más se verán nuestros músculos.

Una vez que estamos en nuestro nivel de grasa óptimo, si queremos ganar masa muscular, la mejor manera de empezar el camino para alcanzarlo es medir las partes de nuestro cuerpo que queremos aumentar. En algunas áreas igual nos sorprendemos porque estamos en buen nivel o en otras que creíamos que no necesitaban mucho trabajo, sí que lo requieren. Hay músculos que en relación a nuestra altura y constitución puede que estén bien como están y otros que creíamos que contaban con masa suficiente y sin embargo requieran hipertrofia.

En cuanto a la dieta, de la misma forma que con el entrenamiento, tenemos que esbozar un plan a largo plazo que pase en primer lugar por perder grasa, en caso de que lo necesitemos, para posteriormente enfocarse en la ganancia de músculo. Para ello primero mediremos la ingesta calórica en especial la relacionada con alimentos grasos y centraremos nuestros menús en verduras, frutas, proteínas y carbohidratos complejos. Una vez perdida la grasa necesaria, la dieta aumentará el aporte calórico centrándose en alimentos que potencien la creación de masa muscular.

comments ( 0 )

*Leave a reply*