ENTORNO HORMONAL E HIPERTROFIA MUSCULAR


Desde que Kraemer (1990)  encontrara mas aumento de hormona del crecimiento en protocolos 3 x 10 RM con 1 minuto de pausa casi “se estableció como ley” que las pausas incompletas segregaban hormona del crecimiento y testosterona que favorecía la síntesis de proteínas de una manera preferencial.  Primero porque realmente con protocolos de pausas incompletas se conseguían aumentos de masa muscular de una manera directa,  comprobado con posterioridad (Villanueva et al. 2015) y segundo por venir de quien venía uno de los principales investigadores del mundo.  Con posterioridad Limano et al. (2005), Rahimi et al. (2010) y Villanueva et al. (2012)  entre otros,  obtenían los mismos resultados,  mas GH y mas Testosterona y por ende “supuestamente más aumento de síntesis de proteínas = más músculo” y de aquí se catapultó la “hipótesis hormonal” donde se correlaciona entorno hormonal con síntesis de proteínas.  De manera que el objetivo ahora era saber como conseguíamos más “hormonas en sangre”,  mas GH y mas testosterona.

En el libro de García Manso, Navarro Valdivieso y Ruíz Caballero (1996),  se leía textualmente “Hoy día nadie pone en duda la importancia que el mecanismo hormonal tiene sobre la expresión de la fuerza y la potencia…..comentar brevemente algunas de las repuestas hormonales que tienen lugar durante el entrenamiento de la fuerza,  especialmente con las que tienen relación con la HIPERTROFIA DEL MÚSCULO, como GH, insulina,  testosterona…”

Y para ello se empezó a comprobar y utilizar para este fin estrategias que favorecieran dicho entorno:

Utilizar Ejercicios que impliquen grandes grupos musculares (Squat, Peso muerto…)
Alta intensidad de cargas (85-95% RM)
Moderado o alto volumen de entrenamiento
Alto número de series o ejercicios
Cortos intervalos de descansos  30-60 s.

Baechle (1994) en García Manso, Navarro Valdivieso y Ruíz Caballero (1996)

De esta manera se ha querido crear un entorno hormonal acorde a la ganancia de músculo.

A día de hoy varios estudios no encuentran una correlación positiva entre síntesis proteica y entorno hormonal (Mitchell et al. 2013; Fink et al. 2016)…y hay más datos…

Pero eso no quiere decir que estas estrategias antes mencionadas (en el cuadro anterior)  no sirvan para la hipertrofia,  que de hecho sirven,  sino que no podemos relacionarla directamente con el aumento o no de testosterona u hormona del crecimiento y su segregación endógena post ejercicio.  Donde si parece ser que se encuentran correlaciones serían entre hipertrofia e interleukina-6 (Mitchell et al. 2013),  al menos a día de hoy,  en un futuro ya veremos…

Por el Prof. Salvador Vargas Molina (MTX COLLEGE)

Bibliografía

Fink J, Schoenfeld B, Kikuchi N, Nakazato K. (2016) Acute and Long-term Responses to Different  Rest Intervals in Low-load Resistance Training

Kraemer W.J, Marcheitelli, L. McCurry, D., Mello, R., Dziados, JE., Harman, E., Frykman, P., Gordon SE., Fleck, SJ. (1990) Hormonal and growthfactor responsesto heavy resistance exercise. Journal Applied Physiology. 69:1442-1450.

Mitchell CJ, Churchward-Venne TA, Bellamy L, Parise G, Baker SK, Phillips SM (2013). Muscular and Systemic Correlates of Resistance Training-Induced Muscle Hypertrophy.

Rahimi R, Qaderi M, Faraji H, Boroujerdi SS.(2010) Effects of very short rest periods on hormonal responses to resistance exercise in men. J Strength Cond Res ;24(7):1851-9.

Linnamo V, Pakarinen A, Komi PV, Kraemer WJ, and Hakkinen K (2005). Acute hormonal responses to submaximal and maximal high intensity resistance and explosive exercise in men and women. J Stren­gth Cond Res19:566-571.

Villanueva, M.G., Villanueva, M.G., Lane, .CJ., Schroeder, E.T. (2012) Influence of rest interval length on acute testosterone and cortisol res­ponses to volume-load-equated total body hypertrophic and strength protocols. J Strength Cond Res. 26(10):2755-64.

Villanueva MG, Lane CJ, Schroeder ET. (2015). Short rest interval lengths between sets optimally enhance body composition and performance with 8 weeks of strength resistance training in older men. Eur J Appl Physiol. 115(2):295-308.

comments ( 0 )

*Leave a reply*