Entrenar la mente y resistencia


Históricamente se ha creído que lo que frenaba nuestro cuerpo por agotamiento era la fatiga muscular, pero hoy en día hay una serie de teorías científicas que ponen la clave de la resistencia física en la mente.

Hay multitud de estudios que defienden que los atletas que entrenan tanto a nivel físico como mental, tienen un rango de mejora mucho mayor: hablan incluso de un 120%, en comparación con el 40% de los atletas que se centran en trabajar su forma física.

Encontramos también una teoría que plantea que nuestro cerebro tiene 3 áreas diferenciadas que son capaces de trabajar en conjunto. Esta teoría defiende la existencia de un lado humano, que es lógico, un lado animal, que es emocional, que además resulta vital para la supervivencia y es el responsable de la ansiedad o las decisiones impulsivas y en tercer lugar, está nuestra computadora, que sería la responsable de programar lo lo que pensamos así como del comportamiento aprendido.

Para los atletas de competición el control de su lado más animal es crucial en la consecución de objetivos y para ello emplean técnicas específicas de entrenamiento mental.

También existe otra teoría que defiende que los atletas de resistencia con más éxito son los que consiguen conservar en su cerebro la mayor cantidad de oxígeno posible durante la realización del ejercicio, pero esto no es tarea fácil y requiere entrenamiento ya que el ser humano en términos generales no tiene esa capacidad muy desarrollada.

Si comparamos una persona normal con un atleta de élite, encontraremos grandes diferencias entre ambos, sus cerebros tendrán formas muy distintas de trabajar.

El cerebro de los atletas tienen reforzadas las conexiones sinápticas en zonas del cerebro como el hipocampo, relacionado con el aprendizaje y la retención de información. La práctica de ejercicio continuado, libera una sustancia conocida como factor neurotrófico derivado del cerebro (FNDC) que mejora y aumenta las conexiones de largo plazo y refuerza las nuevas memorias, ayuda a aprender nuevas habilidades y también nos permite encontrar nuevas formas de resolver problemas.

Varias investigaciones han demostrado que los atletas de élite tienden a tener mejor retención de la memoria, mayor visión periférica y mayor velocidad de reacción para hacer cosas instintivamente.

Antiguamente había una serie de habilidades que se pulían en el campo y que en cambio ahora se mejoran el laboratorios deportivos, trabajando el entrenamiento del cerebro para mejorar el desempeño atlético.

Hoy en día, el entrenamiento de la mente es considerado tan importante como el físico, lo que le permite a los atletas añadir intensidad y número de repeticiones a sus entrenos o rutinas sin perder la resistencia.

Según los expertos, la mente ha de entrenarse igual que el cuerpo y de hecho, debería estar igual de ejercitada, pero ¿la resistencia física reside realmente en la mente?

En este sentido hay teorías contradictorias, hay especialistas que aún considerando el papel fundamental de la mente, consideran que el desarrollo de la resistencia pasa por ampliar el entrenamiento físico y sin embargo, hay otras teorías que defienden lo que diferencia a una élite de atletas del resto del grupo es cómo hayan trabajado su mente.

En definitiva, a partir de ahora, no solo deberíamos quedarnos en el entrenamiento físico sino que también deberíamos tener en cuenta el gran papel que juega la mente en nuestra resistencia.

http://www.bbc.com

comments ( 0 )

*Leave a reply*