¿Sabes cuales son los mejores Suplementos para Crossfit?


Buscar productos que ayuden a conseguir los objetivos y a mejorar el rendimiento físico es muy habitual entre los atletas que practican CrossFit o culturismo. Los suplementos más comunes suelen buscar aumentar el rendimiento, mejorar la resistencia, ampliar la concentración, incentivar la formación de musculatura o conseguir una mejor recuperación.

Pero detrás de las promesas de los fabricantes no siempre todo lo que brilla es oro. Hay gran cantidad de suplementos en el mercado que ni son recomendados para el CrossFit ni aportan nada para sus objetivos.

Por eso, creemos que es importante dejar claras algunas recomendaciones que podrían ayudaros a la hora de seleccionar qué suplementos pueden funcionar mejor para este tipo de entrenamiento.

1. Beta Alanina

La Beta Alanina es un aminoácido que encontramos formando parte de la Carnosina. Parece que está demostrado que la suplementación con Beta Alanina aumenta las concentraciones de carnosina en el músculo y gracias a ello disminuye la fatiga y aumenta la capacidad de trabajar que tiene la masa muscular. Esto es gracias a su acción amortiguadora del pH intracelular.

Hoy en día los podemos encontrar en el mercado como parte de muchos pre entrenadores, sin embargo recomendamos su consumo sin añadidos.

La dosis recomendada es de 1 tableta de 800mg cada 8 horas (también se puede consumir 2 tabletas 30 minutos antes de tu WOD), pero no se debe exceder de 1600mg en una sola toma, ya que esta dosis puede generar cosquilleo en la piel, o incluso pérdida de la sensibilidad o adormecimiento.

2. Cápsulas de Aceite de Salmón

El aceite de salmón, rico en Omega 3 y otras grasas benéficas para el organismo, tiene muchos beneficios para un atleta de CrossFit, principalmente por ejemplo su poderosa acción desinflamante. También hay estudios que defienden el incremento en la biosíntesis mitocondrial gracias al Omega 3 y la mejora de  la función auto inmune después del ejercicio. Existen muchas marcas en el mercado de aceite de salmón, lo importante es encontrar las que no tengan sustancias tóxicas.

La dosis ideal es de 1 a 2 cápsulas 30 minutos antes de las comidas principales (es recomendable comer después de consumirlo para evitar problemas de aliento etc.).

3. Cafeína

Hace ya muchos años que se conocen los beneficios de consumir cafeína antes de realizar una actividad física. De hecho el campeón de los CrossFit Games del 2009, Mikko Salo, ha mencionado en diversas ocasiones que toma como pre entrenador 2 tazas de café antes de sus entrenamientos. Entre los beneficios del café vemos que aumenta el rendimiento físico, contiene antioxidantes y que mejora la concentración mental.

La dosis diaria recomendada puede estar en 1 o 2 tazas de café, es recomendable consumirla media hora antes del entrenamiento, junto con las 2 cápsulas de Beta Alanina. Por otro lado, si no se desea consumir café, hay varias fuentes saludables de cafeína como el té verde, que además de poseer una buena dosis de estimulante, también nos ayuda a aumentar el colesterol “bueno” (HDL).

4. Fosfatidil Serina

La Fosfatidil Serina o PS, es un fosfolÍpido que encontramos en la membrana de todas las células de nuestro organismo. Muchos ensayos y estudios reflejan que su consumo se ha asocia a una mejoría en la capacidad mental y a la prevención de algunas enfermedades neurológicas. Además de esto, en los últimos años, se ha descubierto también que mejora el rendimiento físico de atletas, que disminuyen el cansancio, que evita el sobre-entrenamiento y aminora el dolor post ejercicio. Todo esto se debe a que la PS disminuye los niveles de cortisol en el cuerpo, el cual se produce por una actividad física intensa y/o constante.

La ingesta diaria recomendada es de 300mg al día que se puede dividir como ingesta de cápsulas de 100mg cada 8 horas.

5. Proteína

Siempre se habla mucho de los beneficios de consumir proteína después del WOD o de hacer cualquier entrenamiento. En esta ocasión no vamos a profundizar en esto, basta con decir que el cuerpo necesita aminoácidos (que se encuentran en las proteínas) para reparar las fibras musculares dañadas y porque son el material para la construcción de músculo.

La dosis recomendad es de 20 a 25 gramos de proteína inmediatamente después del entrenamiento, preferentemente proteína de fuentes animales. Sin embargo por facilidad, se puede sustituir por proteína en polvo derivada de carne o leche, la hidrolizada es la más pura. Recomendamos CARNIZYME.


Por último recordamos como siempre que la clave del  éxito pasa por combinar varios pilares de forma constante: Un buen entrenamiento, una alimentación adecuada y una suplementación inteligente.  

comments ( 0 )

*Leave a reply*