SI TIENES QUE COMER DE TUPPER, QUE SEA CASERO


Con el ritmo de vida actual, los horarios laborales y las distancias entre el trabajo, el hogar o el gimnasio, muchas veces no podemos evitar tener que comer de tupper. Y es aquí donde entra en juego el comodín de la comida pre-cocinada, que a priori no está recomendada en ningún plan nutricional, pero que si nos organizamos bien puede resultar cómoda y muy equilibrada nutricionalmente.

Hoy queremos comentar algunas pautas que nos ayudarán a que comer fuera de casa no esté reñido con cuidar nuestra dieta.

Anticipate

Como el propio nombre indica, comida precocinada es toda aquella que implica la preparación de comidas con cierta antelación. Hacer una previsión y una programación de menú te ayudará a definir qué alimentos vas a necesitar. Tener un plan de comidas nos hace mucho más fácil saber qué ingredientes llevan nuestros platos y asegurarnos de que no nos falta ninguno. Además siempre serán menús mucho más equilibrados y mejor planteados que si vamos improvisando.

Escoger verduras versátiles

Las mejores verduras para una dieta en la que tienes que precocinar ciertos menús son aquellas que nos aportan mayor versatilidad. Esto que parece muy obvio no lo es, hay verduras como las cebollas, setas, zanahorias, pimientos que no solo te pueden ayudar a ahorrar dinero, sino que te sirven para gran multitud de recetas. Además, las verduras que se pueden consumir tanto crudas como cocinadas, tienen aún mayor número de ventajas.

rpidos-rollitos-de-zucchini-rellenos-de-espinaca-ricota-670

Producción en cadena

Si planificas los menús ya sabes lo que vas a cocinar, por lo tanto, antes de empezar, prepara lo que necesites tal y como hacen en los restaurantes. Esto hará que cocinar te resulte mucho más fácil y sobre todo que ahorres tiempo buscando dentro de la nevera.

Aumenta la cantidad

Uno de los ingredientes principales en cualquier plan nutricional de un atleta son los hidratos de carbono, por eso, ya que el arroz, la pasta o cualquier otro cereal se conserva muy bien una vez cocinado, lo ideal es que cuando vayas a cocinarlos, aumentes la cantidad. Así optimizarás tiempo cuando prepares las ensaladas, salteados o sopas que quieras combinar

Paquetiza

Una de las cosas típicas de las jornadas sin tiempo, es desayunar a todo correr, por eso acabamos consumiendo alimentos que nos resultan cómodos pero que no cumplen con nuestros objetivos nutricionales. Un gran truco es aprovechar una tarde libre o una mañana sin plan para pelar y cortar multitud de frutas que luego guardaremos mezcladas en bolsas de congelador. Así por la mañana podrás coger la dosis adecuada y licuarla directamente para llevártela.

Organizando bien los menús, ahorraras tiempo y mucha energía en la cocina. Y sobre todo trazando un buen plan nutricional, tus menús estarán encaminados a conseguir tus objetivos.

comments ( 0 )

*Leave a reply*